Caminando entre las nubes

Con paisajes increíbles, mesetas de altura y yungas, este paseo se está convirtiendo en una de las aventuras más emblemáticas de Salta. Ideal para realizarlo durante el invierno.
POR GABRIEL WILSON

 

El “Trekking a las Nubes” se está convirtiendo en una aventura emblemática de la Provincia de Salta, porque se recorren paisajes espectaculares y es un desafío atractivo para los aficionados al senderismo, uno de esos que requiere su buen esfuerzo. Para la actividad, el NOA tiene en el invierno una temporada ideal. Aunque podemos encontrarnos con temperaturas más bajas, el tiempo es más estable que en primavera o verano, y no existe el problema de las grandes crecidas en los ríos de montaña que eventualmente hay que vadear.

El comienzo del trekking junto a nuestro guía, Pancho Siciliano, es en la localidad de Ingeniero Maury, llamada así en honor a Richard Fontaine Maury, el hombre que construyó el Ramal C-14 y el famoso “Tren de las Nubes”, que atravesando 31 puentes, 21 túneles y 13 viaductos, unía la ciudad de Salta con Socompa, y continuaba hasta el puerto chileno de Antofagasta, sobre el océano Pacífico.

Estábamos a 2.378 metros de altura, en la Quebrada del Toro. Además de la preservada estación de trenes, Ingeniero Maury tiene un destacamento de Gendarmería, un almacén, algunas casas y unas fincas con plantaciones. Nos encontramos con David Chiriguay, sus arrierros y los caballos, que llevarían toda la logística de campamento (domo estructural comedor, carpas, equipo de cocina, provisiones, etc.). Dejamos registrados nuestros nombres y ruta en Gendarmería como medida de seguridad.

Comienzo de la aventura

Subiendo hacia el Abra de La Virgen del Caminante, el comienzo del trekking es una exigente senda en zig-zag donde se gana un desnivel de casi 900 m, así que la altura puede hacerse sentir.

El piso es en general firme, por la cantidad de piedra que lo conforma. Hay que llevar botas de trekking de caña media, con una suela semirrígida y de dibujo con tacos bien marcados, para tener un buen soporte y tracción. Los bastones telescópicos van a resultar de gran ayuda. La mochila de marcha recomendada es de entre 30 y 40 litros, para cargar ropa extra (un rompevientos impermeable, una campera abrigada de pluma o Primaloft, un par de medias extra, un gorro de abrigo), agua, provisiones de marcha (sándwiches, fruta fresca, frutos secos, pasas, chocolate), y un botiquín personal.

Nota publicada en la edición 526 de Weekend, julio de 2016. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

About Author

client-photo-1
jl000077

Comments

Leave a Reply